Un exjugador de hockey profesional construye un increíble avión eléctrico

Desde Amazon hasta el ejército de los EE. UU., todos quieren uno (o 150).

- Anuncio -

Una startup aeroespacial, fundada por un jugador de hockey profesional convertido en ingeniero educado en Harvard, espera tener su avión eléctrico certificado para volar en 2024, y Amazon, UPS y el ejército estadounidense ya están preparados para comprar cientos de vehículos que pueden despegar y aterrizar verticalmente.

El desafío





Los barcos, aviones, trenes y camiones que usamos para mover miles de millones de toneladas de carga cada año producen actualmente el 8% de nuestras emisiones globales de gases de efecto invernadero. Para 2050, las emisiones de la industria del transporte de mercancías podrían duplicarse, ya que dependemos más de las compras en línea y la entrega a domicilio.

Los vehículos de carretera son, con mucho, los mayores infractores, ya que producen casi dos tercios de las emisiones de la industria del transporte de mercancías. Si bien la transición a vehículos eléctricos podría ayudar a reducir su impacto ambiental, el transporte pesado de mercancías por carretera aún contribuiría a la congestión y dañaría la infraestructura.

La puesta en marcha





Kyle Clark quiere sacar parte de la carga de la carretera y ponerla en el cielo.

Después de breves períodos en la NHL y la liga de hockey profesional de Finlandia, el nativo de Vermont fue a Harvard para obtener un título en ciencia de los materiales antes de comenzar una carrera en ingeniería en 2004.

En 2017, conoció a Martine Rothblatt, la fundadora de Sirius XM y United Therapeutics, una compañía farmacéutica que desarrolla órganos animales genéticamente modificados para trasplante humano.





Rothblatt había desarrollado un interés en los aviones eléctricos unos años antes (quería una forma ecológica de transportar órganos rápidamente entre ciudades) y se sintió intrigada cuando Clark le dijo que podría tener un vehículo listo para vuelos de demostración dentro de uno o dos años.

Unas semanas más tarde, Rothblatt le dio a Clark $1.5 millones para lanzar su startup, Beta Technologies.

El avión eléctrico

El primer prototipo de avión eléctrico de Beta estuvo listo en ocho meses, pero pronto fue reemplazado por un prototipo más aerodinámico, inspirado en un pequeño pájaro llamado golondrina de mar ártica.

Ese prototipo ahora se conoce como ALIA 250. Puede transportar 635 kilogramos de carga y volar hasta 400 kilómetros a una velocidad de 270 km/h con una sola carga, lo que significa que podría recibir un envío de Nueva York a DC en menos de 1,5 horas.

El avión eléctrico despega y aterriza verticalmente, por lo que no está limitado a aeropuertos o pistas tradicionales: todo lo que necesita es un lugar relativamente plano para aterrizar y cargar sus baterías, un proceso que, según Beta, toma alrededor de 50 minutos.

El objetivo de Beta es tener una red de 480 estaciones de carga con energía solar en los Estados Unidos, y ya construyó 55 de ellas.

Como dijo Clark a Vermont Biz en diciembre de 2021:

Los pusimos a lo largo de Pennsylvania, todo el camino a través de Ohio, todo el camino a través de Missouri y hasta Arkansas ya.

De cara al futuro

Si bien 635 kilogramos pueden parecer mucha carga, una camioneta U-Haul de casi 3 metros de largo puede transportar 1800 kilogramos, por lo que las entregas de Beta probablemente serán para paquetes de alta prioridad.

La compañía aún se enfrenta a la abrumadora tarea de lograr que su vehículo supere a los reguladores (la FAA nunca ha certificado un avión de propulsión eléctrica para uso comercial), pero cree que el ALIA estará autorizado para despegar en 2024.

Luego, Beta podrá comenzar a completar los pedidos del vehículo, que se espera que cueste entre $ 4 millones y $ 5 millones. United Therapeutics está comprando 60 y UPS hasta ahora está comprando 10, con una opción para 140 más.

En mayo de 2021, ALIA se convirtió en el primer vehículo eléctrico tripulado en recibir la aprobación de aeronavegabilidad de la Fuerza Aérea, y entre esa rama y el Ejército, Beta tiene otros $ 43 millones en contratos militares para cumplir.

Amazon también ha invertido una cantidad no revelada en Beta, así que no te sorprendas si algunas compras futuras de Prime terminan volando por el cielo en el avión eléctrico de la compañía. Sin embargo, si eso sucede tan pronto como en 2024, solo dependerá de la FAA.

Te puede interesar

Historias recientes

Historia del iPhone: evolución a través de los años

Hoy en día tenemos todo al alcance de la mano gracias a nuestros teléfonos...

Watchilds, los relojes inteligentes para niños, se lanzan a por el 4G

Primero fueron los smartphones. Después, a medida que éstos fueron madurando en el mercado,...

Gaia BH1, el agujero negro conocido más cercano a la Tierra

Ningún otro fenómeno cósmico es quizás tan fascinante como los agujeros negros, lugares donde...

¿Por qué los robots no tienen derechos?

En 2010, la UE emitió una directiva legal titulada " Sobre la protección de los...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -