Terminales de punto de venta: qué son, cómo funcionan y ventajas de tener uno en tu negocio


Terminales de punto de venta

A día de hoy, los negocios necesitan contar con una herramienta de pago segura, rápida y efectiva. Desde hace un buen tiempo, los Terminales de Punto de Venta o TPV se han venido empleando en supermercados, restaurantes y en todo tipo de comercios en general, como una herramienta tecnológica con un software dedicado que permite gestionar todas las tareas relacionadas al flujo de caja y las ventas del negocio en cuestión.

¿Buscas un terminal de punto de venta para tu negocio? Conoce mejor cómo funcionan estos equipos y qué ventajas te ofrece contar con uno.

¿Cómo funciona un Terminal de Punto de Venta?

Un TPV es un equipo que consta de un monitor y despachador de tickets o facturas, que se instala en la caja registradora del comercio y que funciona con una conexión a Internet. Este tipo de sistema facilita el cobro de productos y servicios a los clientes, por medio del uso de tarjeta de crédito o débito, lo que permite ofrecer alternativas de pago adicionales al efectivo.

Estos equipos sirven tanto para tienda física como para tiendas online y se rigen mediante un software especialmente diseñado para realizar el cobro y la facturación.

Profundizando mejor en los componentes de un TPV, tenemos que el hardware de estos equipos consta, según el caso, de CPU, impresora de factura, lector de código de barras y de bandas magnéticas, mouse y monitor con pantalla táctil. El software de estos equipos consiste en un sistema informático que gestiona todo el proceso de cobro y facturación, guardando la información del diario de transacciones del negocio.

Ventajas de invertir en un Terminal de Punto de Venta

Entre los beneficios de contar con un TPV se cuentan los siguientes:

– Incremento en las ventas: como consecuencia de la agilización del proceso de cobro y compra y la mejora del servicio al cliente, lo cual a su vez genera como resultado un aumento en las ventas.

– Reducción de costes operacionales: la facturación, control de inventarios, generación de reportes detallados y cierre de caja se gestionan a través de un mismo sistema, disminuyendo costes y tiempo en operaciones.

– Mejor manejo de caja: se evita el uso de calculadora, dado que el software del TPV suma automáticamente el importe de cada artículo que se pasa por el lector de código. Igualmente, el sistema aplica de forma automática descuentos por promociones, como también agrega el importa del valor agregado según corresponda.

– Mejor gestión de inventarios: gracias a los reportes del día o de periodo, un TPV ayuda a determinar los productos que tienen mayor y menor rotación. Dependiendo del tipo de software, también se pueden programar alertas para recibir notificaciones cuando un producto está por terminar su existencia en stock o cuando se vence, característica muy útil para la gestión de almacén y de los pedidos a proveedores.

¿Qué se debe buscar en un buen software de TPV?

Podría decirse que el software es el componente más importante del TPV, ya que va a determinar la eficiencia en su funcionamiento. De modo que, un buen software de TPV debe ofrecer ciertas características como gestión de bases de datos, generación de informes en distintos formatos de documentos, funcionamiento bajo red local, interfaz amigable al usuario y adaptado a pantallas táctiles, impresión de todo tipo de ticket y reportes, cierres de caja por turnos, y demás características esenciales para la correcta gestión de las ventas en un comercio. Todas estas características y más las ofrece el TPV de Sdelsol, compañía de software con más de 20 años de presencia en España, ofreciendo soluciones comerciales y administrativas a PYMES y a la mediana empresa.

¡Compártelo en tus redes!