Cómo funcionan los sistemas de votación electrónica

Cómo funcionan los sistemas de votación electrónica

La votación electrónica, o voto online, a diferencia de lo que algunos creen, es una alternativa de participación más segura y fiable que los actuales sistemas presenciales y manuales que siguen utilizándose en muchos comicios. Es un sistema automatizado y auditable que garantiza la transparencia y que reduce sustancialmente los índices de abstención, la inversión económica y el impacto medioambiental.

Pero, ¿cómo funciona realmente el voto electrónico y por qué supone un avance importante en la historia de la democracia? Para contestar estas preguntas nos basaremos en el sistema de votación de Scytl.

La empresa española Scytl es una de las pioneras del voto online a nivel mundial. Su sistema y la expansión de sus servicios a diferentes países ha impulsado en gran manera esta modalidad de participación. Lleva más 18 años investigando, desarrollando e implementando importantes aportes tecnológicos al sector. Conoce más sobre la historia de Scytl en este enlace.

Características de la votación electrónica

El voto electrónico es mucha más accesible que el voto tradicional, pues los participantes pueden votar desde cualquier parte del mundo, siempre que tengan acceso a una conexión a internet; es más flexible, ya que suelen tener una disponibilidad de hasta 24 horas para realizar el voto, dependiendo de las necesidades propias de cada elección en particular; y también es adaptable, de manera que los votantes pueden emitir su elección desde cualquier dispositivo conectado.

Otras características que definen el voto electrónico son la disminución de costes de logística, y la rapidez para la obtención de los resultados, gracias al recuento automático inmediato al cierre del proceso electoral. Dichos resultados pueden exportarse en diferentes formatos y presentarse de diferentes maneras, según el nivel de detalle requerido para cada caso.

Además, el voto online no solo mejora las elecciones estatales, donde se eligen partidos políticos y gobiernos de un país o región. Cualquier persona o entidad pública y privada puede hacer uso de él: organismos profesionales, asociaciones, instituciones financieras, empresas, clubes deportivos…

Los logros y el avance tecnológico de Scytl y de sistema electrónicos similares han eliminado cualquier ventaja competitiva que pudieran tener los sistemas tradicionales, los cuales siguen en uso en muchas naciones y organismos por mera inercia.

Protocolos de seguridad

El desarrollo de los comicios gestionado por un sistema de votación electrónica se divide en varias etapas: la preparación de los acuerdos de configuración, la instalación del sistema, la votación, la asistencia en tiempo real y el escrutinio de votos.

El voto online implica una serie de protocolos técnicos pensados para asegurar su fiabilidad. Sistemas como el de Scytl incluyen en un conjunto de procedimientos estandarizados para garantizar un sistema de votación transparente y justo.

En cuanto a la seguridad de la información de los votantes, la compañía establece una política de privacidad que protege los datos recibidos antes, durante y después del proceso electoral. Lo mismo se aplica para el voto, el cual es encriptado por Scytl cuando es emitido para asegurar que no pueda ser intervenido y para proteger el anonimato del elector.

Por otro lado, el sistema de voto online contempla una fase de autenticación, donde se emplean distintos mecanismos para corroborar que cada votante sea quien afirma ser, según sus datos de identificación personal disponibles en el registro electoral.

Una vez finalizado el proceso electoral, en la fase de escrutinio, se desencriptan los votos para la lectura y recuento previo a la publicación automática de resultados.

Sin duda, quien no vea ventajas en este sistema, es porque no quiere verlas. Si quieres estar al tanto de desarrollos punteros como este, te recomendamos leer las noticias tecnológicas de Blogbyt.es.