¿Qué es el SEO negativo y cómo puedes luchar contra él?

Qué es el SEO negativo y cómo puedes luchar contra él

Para conseguir visibilidad en un negocio online, existen numerosas alternativas al alcance de todos, pero una de las más comunes y recomendables es la práctica del SEO. Como todo en la vida, este también tiene su lado oscuro, desconocido por muchos. Por este motivo, a lo largo de este artículo explicaremos qué es el SEO negativo. Además, daremos las claves necesarias para que sepas reconocerlo y enfrentarte a él.

¿Qué es el SEO negativo?

Tras leer el titular de este apartado te estarás preguntando qué es el SEO negativo. Pues bien, el SEO negativo es un ataque producido por tu propia competencia del sector con la intención de que no tengas relevancia en la red. Esta usa técnicas ilícitas o ilegales a ojos de los buscadores.

Técnicas de SEO negativo

Para protegerse del SEO negativo necesitas conocer las técnicas que se llevan a cabo para ponerlo en marcha con el fin de luchar contra ellas. Solo es cuestión de formarse y saber qué se tiene que hacer y qué técnica ha utilizado el infractor para actuar en consecuencia.

Tipos de técnicas

A continuación, vamos a enumerar las diferentes técnicas que pueden utilizar algunos profesionales para dañar tu negocio en Internet.

Sobrecarga de los recursos de tu servidor

Este tipo de ataque SEO negativo consiste en enviar muchas peticiones por segundo al servidor, haciendo que sus recursos queden obsoletos.

Esta práctica se suele realizar a través de páginas donde se generan visitas automáticamente o, por ejemplo, en lugares de intercambios de visitas.

Para afrontarla, debes tener cacheada tu web. Además, puedes activar en tu servidor el HOTlink.

Hackeo de la página web

Sin que te des cuenta, pueden llegar a hackearte la web a través de un elemento vulnerable, por ejemplo, los plugins desactualizados. De este modo, pueden adentrarse en las profundidades de tu negocio y hacer lo que quieran con la intención de destruirte.

Para evitarlo, puedes actualizar tu versión de WordPress, actualizar tus plantillas web, actualizar los plugins, generar contraseñas complejas, hacer copias de seguridad o utilizar herramientas de bloqueos ante intentos de hackeos.

Ataque DDoS

Consiste en enviar visitas masivas a un sitio para colapsar el servidor y dejarlo sin recursos.

Uno mismo se puede proteger de este ataque utilizando la herramienta Pingdom Tools Profesional porque, a través de mensajes de texto, te avisará de cualquier anomalía.

Además, si tu web ya está caída, te tienes que poner en contacto con tu servidor de hosting. Ellos sabrán lo que tienen que hacer.

Links tóxicos

Se trata de la práctica más común del SEO negativo. Consiste en generar miles de enlaces tóxicos de forma descontrolada que apunten directamente a la web que se desea perjudicar.

Estos enlaces tóxicos provienen de páginas poco éticas o ilegales a ojos de Google.

Así, se consigue que la web que reciba este ataque tenga una penalización manual o algorítmica. Por este motivo perderá la visibilidad e incluso podría llegar a desaparecer de los resultados de búsqueda.

Para frenar esta técnica podemos monitorizar todos los enlaces. También, podemos crear una tabla con los links tóxicos utilizando herramientas como Ahrefs, Monitor Backlinls, Open Site Explorer o Search console. Igualmente, se puede generar un texto .txt para hacer un disavow en Google con la intención de que eliminen esos enlaces o que, al menos, no los tenga en cuenta.

Ataques de trolls y haters

Los trolls o los haters pueden llenar la página web de tu negocio de comentarios negativos, lo que alejará a clientes o futuros clientes.

En este caso, nuestra estrategia consistirá en desplazar las entradas negativas lo más abajo posible en las SERPS (resultados de búsqueda) posicionando por delante las entradas que sí nos interesan.