Qué son los casinos en vivo y cómo funcionan

Qué son los casinos en vivo y cómo funcionan

Los casinos en vivo a través de Internet son uno de los nuevos fenómenos del juego online que ha irrumpido con fuerza como consecuencia de los cambios producidos en las tecnologías de la información aplicadas al entretenimiento. Cada vez hay más jugadores en estos espacios virtuales y ha aumentado el interés por saber cómo funcionan estas nuevas ofertas de juego. Por ello, páginas como Casino Professor son visitadas con asiduidad por numerosos usuarios.

Entrar en el mundo de los casinos online es muy sencillo. El primer paso para acceder es registrarse en uno de los portales de juego que operan legalmente en España. De esta manera el jugador se identifica en la plataforma, con el correo electrónico o el número de DNI, dependiendo de los operadores. Este requisito garantiza la protección del jugador, ya que a través de su cuenta registrada se realizan los depósitos y la retirada de las ganancias. Una vez que se entra en la página, con el nombre de usuario y la contraseña, se puede empezar a disfrutar del amplio abanico opciones que ofrecen los portales de juegos de azar en Internet.

La innovación tecnológica al servicio del entretenimiento

Los casinos online se benefician del desarrollo de potentes programas que, a la vez que proporcionan privacidad, seguridad, y protección contra hackers, brindan a los usuarios una experiencia que combina la emoción del juego de azar “en vivo” con el disfrute estético de los juegos digitales.

Es indispensable contar con el software más innovador y actualizado para que las plataformas funcionen las 24 horas del día sin ningún contratiempo y con la máxima eficiencia. Los operadores de juego en España garantizan una efectividad del 100% en el funcionamiento de sus aplicaciones. Eso es lo que posibilita que millones de jugadores estén simultáneamente conectados y que miles de partidas se practiquen a la vez en todo momento.

mundo de los casinos online

Durante los últimos años, a medida que los casinos online han ido popularizándose entre el público, sus programas han evolucionado y se han ido mejorando y afinando continuamente para responder a una mayor y más exigente demanda.

En la vanguardia de la tecnología de juego online destacan compañías de desarrollo de software como NetEntreteinment o Yqqdrasil, dos proveedores que han demostrado su capacidad de innovación y adaptabilidad a las demandas específicas y a las características de los jugadores de aplicaciones de azar en Internet. Hay otras empresas de software reconocidas en el sector que trabajan para algunas de las webs españolas de juegos en línea, como Microgaming, Evolution Gaming, Quickspin o Play’n Go, entre otros.

El desarrollo de los casinos en línea ha corrido de forma paralela a los avances de los dispositivos electrónicos y las conexiones a internet. Se puede jugar online a los diferentes juegos de azar a través de un ordenador, de una tablet o con un móvil. Por ello, los desarrolladores han tenido que implementar software que sea capaz de funcionar en todo tipo de aparatos.

La adaptación móvil es imprescindible para que un portal de estas características sea operativo, tanto desde la perspectiva del funcionamiento interno de su programación, como desde el punto de vista externo de su visualización y usabilidad por parte de jugador, es decir: que el diseño sea responsivo y funcione en todo tipo de smartphones. Hay casinos que han desarrollado sus propias aplicaciones para conseguir una mayor conexión con el usuario, además de facilitarle la jugabilidad.

La regulación del juego online: todo el mundo gana

La regulación del juego online varía en función del país. En España la ruleta en vivo tiene una regulación específica que hay que cumplir para obtener una licencia de operación. El objetivo la legislación relativa al juego, aprobada por el gobierno en 2012, ha sido buscar un espacio seguro, pero que no carezca de atractivo para los jugadores.

regulación del juego online

Es una evidencia que este sector está en continuo crecimiento y que genera cada vez más ingresos para los estados, por lo que ni social ni económicamente puede ser considerado como un asunto menor. Por ello, una de las medidas que se ha tomado recientemente ha sido el bajar el impuesto del juego de un 25% a un 20%, en un intento de evitar la fuga de jugadores hacia otros países con unos gravámenes menores.

Pero la regulación estatal no beneficia solo a los operadores y sus márgenes de ganancia. Supone también la defensa de los intereses de los jugadores en dos aspectos fundamentales: la protección de sus datos personales y bancarios por un lado (fundamentalmente los números de las cuentas corrientes y las tarjetas de crédito desde las que se deposita dinero en las cuentas de usuario y a las que se ingresan las ganancias de los jugadores) y, por otro lado, la garantía de que el juego es limpio y que el software de las aplicaciones es auditado por compañías externas.

La tecnología, de nuevo, es un factor esencial pues el cifrado de las conexiones online es la garantía última de la privacidad y la seguridad de los usuarios de las páginas de juego online. La ley y la tecnología velan porque el azar opere exclusivamente dentro de la aplicación de juego y no en ningún otro aspecto de su experiencia online.