27.2 C
Madrid

Hackeo de sueños: ¿el futuro distópico de la publicidad?

Un equipo de científicos ha advertido que los especialistas en marketing buscan hacer publicidad en nuestros sueños. ¿Nuestro sueño será comercializado en contra de nuestros deseos?

Ahora que nuestros hogares están llenos de dispositivos inteligentes que nos «escuchan» y que tenemos una relación «inseparable» con nuestros teléfonos móviles, puede parecer que el sueño es la única parte de nuestras vidas que está fuera del alcance de los especialistas en marketing que intentan influir en nosotros.





Pero este dichoso bastión a la hora de acostarse puede no durar mucho más. En 2021, un equipo de 38 expertos en los campos del sueño y los sueños firmó un artículo de opinión advirtiendo que la publicidad a través de los sueños está en camino.

Tiene sentido que los especialistas en marketing busquen acceder a nuestros sueños. Garantizados o no, los sueños tienen un significado especial para millones de personas. Soñar es cuando nuestro cerebro puede formar asociaciones fuertes.





Como explicó a NPR Robert Stickgold, profesor de psiquiatría en la Escuela de Medicina de Harvard, experto en estudios de sueños y autor principal del artículo de opinión:

Los sueños son mecanismos reales que han evolucionado biológicamente para ayudarnos a tomar decisiones críticas sobre cómo llevar nuestras vidas en el futuro.

El estudio Future of Marketing 2021 de la American Marketing Association de Nueva York, encuestó a 400 especialistas en marketing de varias empresas de Estados Unidos y encontró que tres cuartas partes apuntan a implementar tecnologías de publicidad en sueños para 2025.

Pero, ¿es esto solo una típica exageración de marketing o un reconocimiento sincero de una realidad distópica que se aproxima?




En el laboratorio, los científicos ya han sido pioneros en métodos para alterar el contenido de nuestros sueños, aunque de una manera muy básica.

En 2020, Adam Haar Horowitz, estudiante de doctorado en el grupo Fluid Interfaces del MIT, utilizó un novedoso dispositivo llamado ‘Dormio’, para “incubar” los sueños de los sujetos con ideas básicas. El sistema detecta cuando un usuario entra en hipnagogia, el estado de transición de la conciencia entre la vigilia y el sueño, y luego le reproduce estímulos auditivos específicos con el objetivo de alterar sus sueños.

Dormio
El sistema Dormio en uso. (Crédito: Oscar Roselló)

En el estudio publicado de Haar sobre Dormio, él y sus coautores utilizaron con éxito el sistema para hacer que los sujetos soñaran con árboles.

Sin embargo, Dormio y los «árboles» ahora están muy lejos de realizar una publicidad en sueños completamente formada. Aún así, la ubicuidad de los micrófonos en el dormitorio plantea una posibilidad inquietante, aunque poco probable:

La mayoría de nosotros tenemos dispositivos inteligentes en nuestras muñecas o al lado de nuestra cama mientras dormimos. Estos podrían usarse fácilmente para iniciar sutilmente la publicidad en los sueños. Imagínate despertarte con tu teléfono emitiendo los tentadores sonidos de una bebida carbonatada llenando una taza y una voz débil susurrando, «Coca Cola…» La razón por la que esto es poco probable es porque tales mensajes constituirían una flagrante violación del consentimiento y la privacidad, y por lo tanto sería anulado rápidamente en los tribunales cuando se descubriera.

Ética del dream hacking (piratería de sueños)

De todos modos, para evitar que las empresas incluso contemplen este tipo de estrategia, Stickgold y Haar insisten en que se deben tomar medidas políticas pronto:

Creemos que se necesita urgentemente una acción proactiva y nuevas políticas de protección para evitar que los anunciantes manipulen uno de los últimos refugios de nuestras mentes conscientes e inconscientes ya asediadas: nuestros sueños.

Después de todo, las mismas tecnologías (implantes íntimos y dispositivos portátiles futuristas) que podrían usarse para la publicidad de los sueños también podrían usarse para fines más nobles.

Prevemos que los tratamientos de pesadilla, las mejoras en el aprendizaje, la terapia nocturna, el aumento de la creatividad y la superación de la adicción están dentro del ámbito de la posibilidad.

Pero primero, los científicos y tecnólogos deben adherirse a alguna ética básica como: no incubar sueños sin consentimiento; diseñar herramientas que no resulten en dependencia; y minimizar el impacto en la calidad del sueño.

Descubre más

Historias similares
- Anuncio -