Cómo evitar que mis correos sean detectados como SPAM

Cómo evitar que mis correos sean detectados como SPAM

Como muchos ya sabrán, el SPAM indiscriminado que muchos oportunistas envían de forma masiva e insidiosa no solo afecta a quienes lo reciben. También empresas que, con la debida autorización previa, quieren enviar emails a sus clientes, se encuentran con que estos son bloqueados por filtros que buscan evitar el asedio de publicidad no solicitada.

En los últimos años, evitar estos filtros y conseguir que las comunicaciones lleguen a su destino se ha convertido en todo un arte, reservado solo a profesionales experimentados. Pero, si no eres uno de ellos, no desesperes, ya que la gran mayoría de bloqueos pueden evitarse con 3 sencillas reglas.

Basándonos en este artículo de Mailrelay que explica qué hacer para no entrar como SPAM en los servidores de los suscriptores, hoy vamos a ayudarte a mejorar tu ratio de entrega en todas tus campañas de email marketing.

1. No incumplas las leyes de privacidad

Si lo que quieres es enviar emails a personas que no han autorizado su envío, no hay nada que podemos hacer por ti en este caso, ya que eso, actualmente, es ilegal, y, aunque logres evadir los filtros anti-SPAM, estás exponiendo tu marca a sentencias judiciales, a penalizaciones legales, y a una imagen inadecuada.

La forma de cumplir la ley es simple: solo envía emails a tus suscriptores y a aquellas personas que te han autorizado hacerlo, es decir, olvídate de usar bases de datos de terceros y de añadir manualmente contactos en tu lista de suscripción sin permiso. Además, debes añadir en cada email textos de privacidad con toda la información que pueda necesitar cada receptor en relación al tratamiento, modificación y cancelación de sus datos personales, e incluye un botón o un enlace visible para que quien quiera pueda desuscribirse de tu boletín fácilmente.

Lo que está claro es que el SPAM está muy lejos de acabarse, así que debes hacer las cosas bien para no entrar en el mismo saco que los delincuentes.

2. Configura correctamente el servidor de envío

Es la parte más técnica de este manual de optimización. Para llevarla a cabo necesitarás configurar algunos parámetros en el servidor de correo. Si dominas el tema, podrás hacerlo tú mismo, si no, es mejor que lo solicites a tu webmaster o a tu proveedor de hosting.

En primer lugar, debes añadir a la zona DNS de tu servidor de correo los registros SPF, DMARC y DKIM. En este artículo puede ver cómo configurarlos en cPanel. Busca en internet cómo hacerlo si tu panel es diferente.

También debes subir a tu servidor los registros TXT que verifiquen tu dominio en los sistemas postmaster de los servidores más utilizados (Gmail, Outlook, Yahoo…) y crear las cuentas de correo abuse@midominio.com y postmaster@midominio.com.

Damos por hecho que el domino que envía los emails apunta también a tu web corporativa. Si no es así, debes hacerlo y asegurarte de que la web tenga instalado el protocolo de seguridad SSL.

3. Crea emails con un diseño limpio y con baja puntuación en Spamscore

El Spamscore es una puntuación que se otorga a un email en función de varios parámetros que sirven para detectar SPAM. Cuanto mayor es la puntuación, mayor es la probabilidad de que el correo acabe en la bandeja de no deseados.

Estas son algunas de las cosas que puedes hacer para que tu puntuación sea baja: asegurarte de que el asunto no esté todo en mayúsculas, utilizar un diseño html, no usar fuentes grandes ni colores excesivamente llamativos, no incluir el texto en forma de imágenes, y no utilizar términos que puedan parecer sospechosos de SPAM, como “liquidación”, “gratis”, “ganar dinero” o “has sido seleccionado”. Aquí puedes ver un listado de las conocidas como Spam Words.

Si quieres aumentar la rentabilidad de tus campañas de email marketing y alcanzar al mayor público posible, no dejes de seguir los 3 pasos anteriores. Estos harán no solo que los resultados sean mejores con el mismo esfuerzo, sino que tu dominio no termine siendo calificado como poco fiable.