5 consejos para hacer que tu teléfono móvil vaya más rápido

móvil más rápido

¿Desearías tener un teléfono móvil más rápido? ¿Te resulta desesperante ver cómo cada día es más lento y te cuesta más abrir cualquier aplicación?

Esto es algo que les ocurre a todos los usuarios. Cuando el teléfono es nuevo va muy rápido, pero con el tiempo su velocidad empieza a menguar y hacer algunas operaciones que necesitan más memoria, se vuelve cada vez más pesado.

El problema es que la mayoría de los usuarios no dedican un mínimo de tiempo al mantenimiento de sus teléfonos. Lo usan todo el día, acumulan gigas de archivos e instalan aplicaciones sin parar que apenas usan.

Y el teléfono móvil es como nuestra casa o nuestro espacio de trabajo: necesita orden y limpieza para que podamos estar cómodos usándolo.

En este artículo te vamos a dar unas sencillas pautas para que tu teléfono vuelva a ser el de antes.

1. Borra las aplicaciones que no utilices

Todos tenemos aplicaciones móviles que descargamos un día para algo muy concreto, pero que ya no hemos vuelto a utilizar. Sin embargo ahí están, siguen instaladas dos años después.

Borra las aplicaciones que no utilices

También hay apps que vienen instaladas de fábrica en el teléfono. No son aplicaciones que hayas elegido tú, y probablemente ni las usas. Es la conocida capa de personalización del fabricante. En la mayoría de las ocasiones, se trata de aplicaciones que se pueden desinstalar.

Si no sabes cuáles son las aplicaciones que menos usas para que valores si la tienes que desinstalar o no, puedes consultarlo fácilmente tanto en Iphone como en Android.

En iPhone, ve al menú:  Configuración, General, Almacenamiento. Ahí puedes desinstalar las aplicaciones que uses menos.

En teléfonos Android, abre la Play Store. Haz clic en el botón del menú que está en la esquina superior izquierda (las tres rayitas). A continuación, ve a Mis Aplicaciones y Juegos Instalados. Cambia el orden de la lista: pon ordenar por “último uso” en lugar de “orden alfabético”. Así puedes ver cuáles son las aplicaciones que más usas y cuáles puedes desinstalar.

2. Cambia el fondo de pantalla.

Los fondos de pantalla animados consumen más recursos y ralentizan el teléfono. Opta por un fondo estático que consume menos.

3. Libera memoria en tu teléfono móvil

La memoria del teléfono se va llenando con las aplicaciones que instalamos, pero también con todas las fotos y archivos que se descargan.

Libera memoria en tu teléfono móvil

Tendrás fotos y vídeos personales que querrás conservar. Pero, seguramente, también tienes cientos de fotos y vídeos de memes que te entran por las redes sociales y que no quieres para nada.

Los que solo sean basura digital, lo mejor que puedes hacer con ellos es eliminarlos directamente. Si son archivos que no quieres conservar, no los necesitas en tu teléfono ni tampoco en la nube.

Para los que sí quieras conservar, lo mejor es usar los servicios de nube: el iCloud de Apple o Google Photos. Una vez los subas a la nube, ya están a salvo y podrás borrarlos tranquilamente de tu dispositivo. Así consigues liberar mucho espacio en tu teléfono y tener una copia de seguridad de tus archivos importantes.

Por otro lado, también están los archivos que descargas al teléfono y que después no necesitas (pdf, audios, ebook, etc). Desde el menú ajustes puedes acceder a “almacenamiento”, y ahí puedes revisar los archivos descargados que sí puedes eliminar sin problemas. Con los que quieras conservar, si no lo vas a usar frecuentemente, lo mejor que puedes hacer es subirlos a la nube, como Google Drive: tendrás una copia de seguridad y habrás liberado espacio en tu terminal.

4. Instala versiones ligeras de las aplicaciones

Algunas aplicaciones tienen versiones ligeras, “lite”. Si tienes poco espacio, te puedes plantear estas versiones ligeras: Facebook Lite, Messenger Lite, Twitter Lite.

Estas versiones cubrirán tus necesidades y el teléfono irá más rápido.

Instala versiones ligeras de las aplicaciones

5. Desconecta los servicios móviles si no los utilizas

Cuando no utilizas los servicios de datos como el Wifi o el Bluetooth, puedes desconectarlos. El teléfono irá más rápido y consumirá menos batería. También puedes desconectar el servicio de GPS si no estás usando aplicaciones que lo necesiten. Siempre lo podrás volver a conectar cuando sea necesario.

¡Compártelo con tus amigos!