27.2 C
Madrid

Abducciones: ¿De verdad los extraterrestres secuestran humanos?

Si hay algo enredado en todo el tema de la abducción extraterrestre, es la convicción absoluta de aquellos que aseguran que los extraterrestres los han llevado a sus naves espaciales. Casi siempre mientras duermen.





Y por lo general, son abordados para realizar experimentos sexuales ilícitos.

Para muchas personas, millones de hecho, esto es un asunto serio. ¿Por qué?





En los Estados Unidos, la primera historia popular de abducción por extraterrestres fue la de Betty y Barney Hill. La pareja de New Hampshire afirmó haber sido secuestrada en un OVNI el 19 de septiembre de 1961.

Sin embargo, el relato de los Hills es la segunda historia de abducción que se hizo mundialmente famosa.

El primero es de 1957 y se centra en Antônio Vilas-Boas, un granjero brasileño que luego se graduó como abogado. (Se puede ver un vídeo sensacionalista sobre el caso en este enlace).

Relatos de secuestros extraterrestres




Según Vilas-Boas, en la noche del 16 de octubre, mientras araba los campos con su tractor, fue llevado a una nave espacial por un humanoide que medía alrededor de 1,5 metros de altura.

Allí fue encerrado en una habitación y vio que salía gas de las paredes. El gas lo puso muy enfermo. Luego, una mujer muy atractiva, desnuda, con cabello largo rubio platinado, vello púbico rojo fuego y ojos de gato azul profundo, se acercó y lo obligó a tener relaciones sexuales. (Seguramente no se resistió demasiado).

Relatos de secuestros extraterrestres
Cuando sucedió el supuesto caso de abducción, Vilas-Boas era un granjero de 23 años que trabajaba de noche para evitar el calor del día.

Según Vilas-Boas, las intenciones de los secuestradores eran bastante claras: producir un híbrido humano-alienígena que criarían en su planeta. Cuando regresó, Vilas-Boas notó que tenía quemaduras en el cuerpo. Un médico de un centro asistencial de renombre le diagnosticó quemaduras por radiación.

Este médico, Olavo Fontes, tenía contactos con el grupo estadounidense de investigación ovni APRO. Vilas-Boas no recordaba cómo se quemó.

En este punto es cuando debemos preguntarnos si estos extraterrestres son realmente tan inteligentes, dado que repiten una y otra vez el mismo experimento sobre la anatomía humana.

La historia ganó popularidad mundial a fines de la década de 1950. Muchos creyeron su veracidad por razones políticamente incorrectas, alegando que un agricultor “humilde” de las zonas rurales de Brasil no sería capaz de inventar tal historia.

En realidad, Vilas-Boas no era ni humilde y mucho menos iletrado. Su familia poseía grandes extensiones de tierra. Más tarde se convirtió en abogado y ejerció hasta su muerte en 1992. Sin duda, su notoriedad ayudó a su carrera.

La gran mayoría de los científicos niega categóricamente que los relatos de abducciones tengan algún componente real.

Cuando se relatan en serio, la mayoría son producto de varios tipos de estados psicológicos anormales, desde personalidades propensas a la fantasía hasta trances autohipnóticos, síndrome de la memoria falsa, parálisis del sueño, alteraciones ambientales durante el sueño o algún tipo de psicopatología más grave.

Otra posibilidad es una tergiversación de la realidad causada por estrés postraumático, plausiblemente debido a algún encuentro sexual no deseado.

El investigador y escéptico estadounidense Peter Rogerson cuestionó la veracidad del testimonio de Vilas-Boas, y de hecho de muchos otros, argumentando que justo en noviembre de 1957 había aparecido un artículo sobre la abducción extraterrestre en la popular revista O Cruzeiro.

Rogerson señaló que la historia de Vilas-Boas solo comenzó a ganar popularidad en 1958 y que el agricultor pudo haberse valido del artículo para darle más credibilidad a su historia.

Además, Rogerson argumentó que Vilas-Boas (y otros presuntos abducidos) estaban influenciados por las narrativas sensacionalistas del ufólogo George Adamski, quien fue muy popular en la década de 1950.

Para cualquier persona que comience a interesarse en las historias de abducciones, el artículo de Rogerson es un buen punto de partida.

La mayoría de las historias de abducción tienen elementos en común con la de Vilas-Boas: secuestro en una nave extraterrestre, exámenes médicos que se centran en el sistema reproductivo humano (o contacto sexual explícito con extraterrestres) y marcas misteriosas en el cuerpo.

El astrónomo, escritor y divulgador científico estadounidense Carl Sagan, reúne en sus escritos estos elementos, argumentando una conexión entre lo que dicen los abducidos ahora y lo que las narraciones de misteriosos encuentros sexuales nocturnos han estado diciendo durante siglos.

Hay mitologías que se remontan al folclore sumerio de 2400 a. C. en las que un demonio en forma masculina o femenina seduce a las personas mientras duermen.

San Agustín y Tomás de Aquino escribieron sobre los demonios íncubos y súcubos que vienen durante el sueño para tener relaciones sexuales con humanos que no lo desean.

Historias similares aparecen en culturas de todo el mundo. El rubio platinado de Vilas-Boas encaja a la perfección.

Revisión de la realidad

La estrella más cercana a la Tierra está a unos cuatro años luz de distancia. Nuestra nave espacial más rápida tardaría unos 100.000 años en llegar allí.

Si los extraterrestres inteligentes existen y vienen aquí, deben tener tecnologías que van más allá de lo que podamos imaginar porque deben ser capaces de (1) realizar viajes interestelares rápidos; (2) pasar sin ser detectados por los radares; y (3) dejar nuestro planeta sin dejar rastro.

Las hazañas son aún más espectaculares teniendo en cuenta que hay miles de relatos sobre abducciones y encuentros con ovnis, un tema que se ha vuelto muy frecuente en los titulares de los medios.

abducción extraterrestre
La gran mayoría de los científicos niega categóricamente que los relatos de abducciones tengan algún componente real.

Por otro lado, debemos preguntarnos si estos extraterrestres son realmente tan inteligentes, dado que repiten una y otra vez el mismo experimento sobre la anatomía humana.

¿No pueden descifrar la biología humana? ¿O simplemente tienen un lado pervertido?

¿Y vienen diferentes extraterrestres a la Tierra? Si es así, ¿cuántas especies hay por ahí, obsesionadas con nosotros?

William Schopf, paleontólogo de la Universidad de California, dijo una vez que las afirmaciones extraordinarias exigen pruebas extraordinarias, una cita que Carl Sagan hizo famosa.

En el caso de las abducciones extraterrestres, las explicaciones muy ordinarias superan fácilmente la ausencia de pruebas extraordinarias.

¿Dónde están? ¿Cómo es que ningún científico serio ha tenido contacto con ellos?

Los científicos no dicen esto porque sean tercos, desagradables, insensibles o ciegos. Seguramente, estarían felices de tener evidencia de vida extraterrestre, especialmente vida inteligente. Eso es lo que quiere la astrobiología.

Sin duda, la ciencia sería la primera en aceptar los hechos, si los hubiera.

El precepto fundamental de la ciencia es basar afirmaciones en evidencia respaldada por datos sólidos y verificables. De lo contrario, ¿qué sentido tendría dar credibilidad a las afirmaciones científicas?

Eso es lo que precisamente distingue el trabajo científico de las noticias falsas.

Descubre más

Historias similares
- Anuncio -