¿Cómo puede romperse un iPad? Problemas más comunes


Cómo puede romperse un iPad

La marca Apple es para muchos un sinónimo de fiabilidad y durabilidad, y así lo avalan sus más de 40 años de historia, sus productos innovadores y su diseño vanguardista. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y es que, aunque la calidad de sus productos es innegable (prueba de ello es la confianza que depositan en ellos millones y millones de personas), los productos – como cualquier otro dispositivo – pueden sufrir averías.

Así, si hablamos del iPad, presentado en 2010 por Steve Jobs, uno de los fundadores de la compañía, hablamos de un equipo novedoso que vino a revolucionar el mundo de las tabletas digitales, con un sistema operativo potente que lo situaba en una posición híbrida entre un teléfono inteligente y una computadora portátil, destinado más al acceso a nivel usuario que al desarrollo web y de aplicaciones.

Sin embargo, las dudas se apoderaron del usuario de Apple, que esperaba más de este nuevo dispositivo. Desde su nombre, muy parecido en la pronunciación inglesa a su otro dispositivo iPod, hasta sus utilidades o memoria, dejaron algo descontentos a los fanáticos de la compañía en un primer momento. Pero Apple acalló las críticas con el verdadero pragmatismo del producto y con versiones mejoradas posteriores.

Aun así, los iPad tienen por supuesto algún que otro problema técnico, por lo que han surgido muchas compañías certificadas especializadas en su reparación, así que, contacta con una de estas empresas que repara iPads si te ha surgido alguno de los siguientes problemas, o incluso uno distinto:

1. Rotura de la pantalla

Este es el problema por excelencia de los usuarios de iPad, y es que, al ser un dispositivo de uso cotidiano, transportable y ligero, es normal que entre las prisas y algún descuido al cogerlo haga que se nos caiga o golpee. Lo cierto es que la cantidad de cristales rotos que se puede producir es inmensa, aunque quedan adheridos a la pantalla en la mayoría de los casos.

Rotura de la pantalla

Aquí hemos de puntualizar lo siguiente: lo que generalmente se llama pantalla es el cristal que recubre al iPad, es decir, el cristal digitalizador, el cual es sensible al tacto. Por eso, en muchos casos, aunque la pantalla parezca intacta, si el táctil no responde es probable que el problema se deba al cristal. Sin embargo, si el problema es que las imágenes no se ven, entonces el problema es del LCD. 

2. Pantalla LCD

Como acabamos de comentar, si el problema del iPad es que no se ve la imagen, lo dañado generalmente es la pantalla LCD que se encuentra debajo del cristal digitalizador.

Si tienes dañada esta parte de tu iPad debes repararlo, normalmente para cambiarla por una nueva. Según el modelo de dispositivo que tengas, la rotura de LCD implica la sustitución de dicha pieza o de la pantalla completa, vidrio incluido. 

3. Conector Lightning

Esta es la parte por donde se conecta el iPad a la corriente, es frecuente que con el uso esta ranura deje de funcionar, por eso debes acudir a reparar tu iPad para que sustituyan el conector Lightning por uno nuevo. 

4. La batería

Aunque no es común que se estropee la batería de un iPad, si puede pasar que ésta deje de durar lo que solía, es a lo que se le llama reducción de la autonomía. Pero se trata de un problema menor, ya que solo deberás acudir y te la sustituyen sin problema.

5. La carcasa

Si tu iPad ha sufrido un golpe fuerte es probable que se haya dañado su carcasa, o bien se haya podido rayar con alguna superficie. Aunque no sea normalmente un problema de funcionamiento esencial, mucha gente por razones laborales o de otra índole, prefiere arreglarlo y cambiar la parte dañada.

Resumiendo, las averías de uso son comunes en los iPads, pero no es algo por lo que alarmarse o dejar de comprar este útil producto, ya que tienen solución y puedes aprovechar tus dispositivos numerosos años.

¡Compártelo en tus redes!