Este es el imán con el campo magnético más fuerte del mundo

Este es el imán con el campo magnético más fuerte del mundo

El imán continuo más potente del mundo se encuentra en el Laboratorio Nacional de Alto Campo Magnético (MagLab), en la Universidad Estatal de Florida.

Este imán, con una potencia de 45 teslas, equivalente aproximadamente a la potencia que tienen 10 máquinas de resonancia de hospital, está a disposición de la comunidad científica.

Según un reciente estudio, dicho imán ya no sería el más grande del mundo, porque  el mismo laboratorio que lo creó ha anunciado que han conseguido un imán que alcanza los 45,5 teslas.

Nuevos materiales, diseño novedoso

Aunque no es un salto espectacular, lo más importante de la noticia no está en la potencia, sino en que estos mismos científicos aseguran que han encontrado la forma de construir otros super imanes, mucho más potentes, con un método basado en los principios de la superconductividad.

El magnetismo es una propiedad de la materia. Los científicos crean campos magnéticos utilizando bobinas a las que aplican cargas eléctricas. Al aumentar la cantidad de corriente a través de la bobina, se provoca un campo magnético más potente.

Durante los últimos 20 años, el campo magnético más potente que se había podido alcanzar eran los 45 teslas del imán del MagLab. Para ello, fabricaron un imán resistivo, consistente en una bobina de cobre que puede generar 33,6 teslas, dentro de otra bobina fabricada con el superconductor Nb3Sn. El cable de cobre es atravesado por una corriente de 31 megavatios, que libera una enorme cantidad de calor.

Se necesitan miles de litros de agua refrigerada para poder enfriarlo.

El profesor asociado de la Facultad de Ingeniería FAMU-FSU, Seungyong Hahn, científico también del MagLab, es el responsable del equipo que ha desarrollado el nuevo imán.

Little Big Coil 3
Esta pequeña bobina, del tamaño de una lata de cerveza, ayudó a los científicos a lograr un nuevo récord mundial para un campo magnético continuo, 45.5 teslas.

Little Big Coil 3” tiene el tamaño de una lata de cerveza, y está formado por un imán superconductor dentro de un imán resistivo.  En lugar de utilizar niobio-estaño, emplea una cinta recubierta con un nuevo superconductor, REBCO, que consigue superconductividad a temperaturas más altas.

Esta cinta tiene el ancho de un cabello. Se puede enrollar con firmeza al imán, con lo que se consigue aumentar la densidad de la corriente eléctrica y, como consecuencia, la intensidad magnética. También se eliminó el aislamiento térmico, que podría hacer que el conductor perdiera propiedades superconductoras.

Con esta configuración, se logra que en el imán aumente la densidad de la corriente y también que se enfríe de forma más segura. Todo ello según lo publicado en la revista Nature.

Se abre paso a imanes más potentes

Este tipo de campos magnéticos son muy útiles en la ciencia básica, para intentar comprender las propiedades de los nuevos materiales en desarrollo.

Se trata todavía de un experimento que se encuentra en una fase conceptual. Los científicos aún no han creado una herramienta totalmente segura con la que puedan hacer más experimentos.

Lo realmente importante de esta investigación es que se trata de un primer paso para construir una nueva generación de imanes mucho más potentes basados en superconductores de óxido de cobre. Estos nuevos imanes serán de gran ayuda para la comunidad científica en el futuro.

¡Compártelo con tus amigos!