La energía hidráulica en España


La energía hidráulica en España

La energía eléctrica es sin duda un recurso imprescindible en la actualidad, y dentro de ella, podemos destacar la energía hidráulica como una de las más representativas en el país pero, ¿en qué situación se encuentra la energía hidráulica en España? Vamos a conocer un poco mejor este sistema de producción de energía a la vez que valoraremos su estado actual en la península.

Qué es la energía hidráulica

En primer lugar es importante saber qué es exactamente la energía hidráulica, la cual es también conocida como hidroenergía.

Se trata de un sistema de producción de energía eléctrica a partir de la energía producida por el movimiento del agua.

Se aprovechan tanto los saltos de agua como las zonas donde hay corrientes o incluso mareas, pudiendo de esta forma utilizar diferentes sistemas con los que se consigue convertir tanto la energía potencial como la energía cinética en energía eléctrica.

Éste sistema es mucho más antiguo de lo que podamos imaginar, ya que de hecho habremos observado que desde hace siglos se aprovecha el movimiento del agua para mover una rueda que va conectada a un molino.

De esta manera, se transmite el movimiento del agua a una piedra a través de la cual se produce el triturado del grano, lo que significa que estamos aprovechando una energía para obtener otra.

No obstante, en la actualidad estas técnicas han evolucionado de forma evidente, dando lugar a diferentes sistemas de producción de energía eléctrica que se pueden valorar por separado en relación con su impacto medioambiental.

De entre las principales ventajas de la energía hidráulica podemos destacar:

  • Económicas: una pequeña inversión permite obtener grandes beneficios, ya que el tipo de construcción cuenta con una vida útil larga y con producción constante, reduciendo al mínimo la necesidad de personal.
  • Rendimiento: es un sistema de producción que nos permite obtener grandes cantidades de energía eléctrica.
  • Infinito: al obtener energía a partir del movimiento del agua, hablamos de un sistema inagotable.
  • Limpio: funciona de un modo muy simple y no utiliza ningún tipo de elemento contaminante o que suponga un gran impacto medioambiental.
  • Posibilidades: algunos de estos sistemas nos pueden ofrecer múltiples posibilidades que incluyen desde sistemas de riego hasta protección frente a crecidas de ríos, realización de actividades recreativas, etc., y todo ello con la producción energética de forma paralela.

El uso de energía hidráulica en España

En España, la energía hidráulica ha sido la principal fuente de producción de energía eléctrica históricamente, ya que en el año 1940 suponía alrededor del 92% de la energía total que se producía en el país.

Sin embargo, la entrada de nuevos sistemas y otras alternativas que permiten obtención de energía tanto eléctrica como térmica con inversiones menores, ha reducido la producción de energía hidráulica en España a tan sólo el 20% en la actualidad.

Pero esta tendencia no se ha observado tan sólo en el país, sino que también ha sido marcada a lo largo de toda Europa, y de hecho, España sigue ocupando el quinto puesto en cuanto al volumen de producción de energía eléctrica a partir del aprovechamiento de la energía hidráulica, un listado que en estos momentos encabeza Noruega.

Una de las energías que más ha afectado en esta caída de producción es la eólica, gracias a que cuenta con un interesante equilibrio de producción y coste.

Son muchos los cambios a nivel de producción de energía que hemos ido experimentando en los últimos decenios, y de hecho, la energía hidráulica en España se ha tenido que adaptar a la creciente demanda y a las nuevas energías que se han ido introduciendo en todo este tiempo, pasando de ser una de las más representativas a representar menos de una cuarta parte de la producción de energía eléctrica en el país.

Las empresas en España apoyan la energía Hidráulica

En empresas como Euskenergy apuestan por las renovables, pagando encima menos dinero que la mayoría de empresas eléctricas.

Muchas personas pagan de más en sus facturas energéticas por la gran desinformación que existe. En la actualidad, son pocas las empresas que muestran sus facturas de forma transparente, puesto que muchas compañías especulan con los precios. Y, es que, las facturas suelen estar saturadas de datos, los cuales en ocasiones dificultan su compresión, pero realmente hay que tener en cuenta dos términos: potencia y energía.

¡Compártelo en tus redes!