¿Qué hago si mi conexión a Internet se ha vuelto lenta?

Qué hago si mi conexión a Internet se ha vuelto lenta

Si te encuentras experimentando problemas de conexión lenta a Internet, es posible que lo resuelvas por ti mismo antes de tener que llamar a soporte técnico de tu proveedor.

Prueba a realizar las siguientes acciones para diagnosticar el motivo de tu conexión lenta, y soluciónalo tú mismo.

1. Comprueba la velocidad de tu conexión corriendo un test

Si tu Internet viene lento de hace algún tiempo, tal vez se deba a que tu velocidad de conexión no sea la misma que contrataste con tu proveedor. Por tanto, el primer paso para descartar los fallos en tu conexión es verificar la calidad de la misma, para cual deberás correr una prueba.

Estas pruebas de velocidad de Internet te ofrecen mayor detalle de tu velocidad de conexión de descarga y de subida y, ocasionalmente, podrían ayudarte a revelar si tal vez la conexión de salida de tu ordenador está dañada.

velocidad de tu conexión

Si en el resultado de la prueba se muestra que la velocidad de descarga es casi la misma que has contratado con tu proveedor de Internet, pero sigues presentando problemas con el rendimiento de tu conexión, tal vez tengas que chequear tu ordenador.

Por ejemplo, si tu computador utiliza más del 80% de la memoria del sistema de manera constante para tus tareas, esto puede afectar la red, desacelerándola.

2. Revisa las configuraciones del enrutador

Un enrutador de banda ancha mal configurado también puede ser causa de una conexión a Internet lenta.

Cuando la MTU se configura incorrectamente (demasiado bajo o demasiado alto), esto genera un pobre rendimiento de la conexión a Internet.

Revisa las configuraciones del enrutador

Para comprobar si todo está en orden con el enrutador y que este no sea el punto de dolor de una conexión a Internet deficiente, comprueba que la configuración se corresponda con la documentación del fabricante y proveedor de Internet.

3. Verifica que no haya interferencias en la señal WiFi

La conexión WiFi también puede verse afectada especialmente cuando hay una interferencia de la señal, lo cual trae como consecuencia que las computadoras reenvíen continuamente los mensajes para sobreponerse a una señal deficiente.

Verifica que no haya interferencias en la señal WiFi

Para evitar las interferencias en las conexiones inalámbricas, cerciórate que el enrutador esté lo más próximo posible al dispositivo. Prueba también cambiando el número de canal de WiFi. Verifica que entre el enrutador y el dispositivo no haya objetos grandes y densos que obstaculizan la señal, como chimeneas, por ejemplo.

4. Cuida tu conexión de programas maliciosos

Mantener tu antivirus actualizado puede evitar que programas maliciosos se aniden en el sistema de tu ordenador.

Estos programas, también conocidos como gusanos de Internet, son software malicioso que se transmite de un dispositivo a otro mediante la red. De modo que, cuando se infecta una computadora con un gusano, se abre la puerta a un mayor tráfico de red desde el software malicioso sin que lo hayas consentido, haciendo tu conexión más lenta y volviendo tu equipo vulnerable.

Cuida tu conexión de programas maliciosos

Revisar el antivirus de forma constante es una excelente manera de mantener los programas maliciosos lejos de tu conexión a Internet.

Estos son los básicos para que puedas comprobar tu conexión a Internet y descartar por ti mismo que no se trate de un problema mayor. Si al practicar todos estos pasos la velocidad de tu Internet sigue ralentizada, considera contactar con tu proveedor de servicio.